La quiropráctica y el embarazo

¿Cómo ayuda la quiropráctica a adaptarse la mujer embarazada a los cambios hormonales y físicos de este periodo?

El embarazo es un momento de grandes cambios en una mujer: aumento de peso, cambio de centro de gravedad, cambios hormonales, medicación, estrés, cambios de ánimo, temores, expectativas… con todo lo citado, los impulsos eléctricos del sistema nervioso a través de la columna puede verse alterados, afectando negativamente tanto a la madre como al desarrollo del feto.

Ajustando la columna vertebral, la quiropráctica reduce las subluxaciones vertebrales, ciáticas o lumbalgias, pinzamientos, molestias en las ingles, calambres, dolores de cabeza, pesadez de piernas y el malestar general gastrointestinal tan comunes en este periodo.

El quiropráctico seguirá un control para asegurarse que tanto la pelvis como las vértebras se encuentran en equilibrio y funcionan de manera unificada, previniendo problemas que podrían surgir en un embarazo.

Quiropractica y embarazo

Clinica Golding, tu clínica quiropráctica en Algeciras