¿Qué es un ajuste quiropráctico?

Llamamos ajuste quiropráctico al movimiento preciso y controlado de algunas articulaciones que se encuentran mal alineadas. Esta acción se realiza de una forma segura, rápida y de forma específica. 

La quiropráctica tiene, como característica exclusiva, ajustar con precisión aquellos segmentos afectados por las subluxaciones, de forma que la columna vertebral recupere su movilidad natural, eliminando las interferencias en el sistema nervioso. De esta forma, el cuerpo mejora su estado y también su salud. 

El ajuste quiropráctico se centra en la subluxación y no en el dolor. Se ajusta la zona en la que existe la interferencia de forma segura y efectiva. Pese a poder ajustarse cualquier articulación del cuerpo, el quiropráctico se centra principalmente en la columna vertebral, puesto que por esta zona circula más información. 

Existen diferentes métodos de ajuste adecuados a las condiciones y la edad de cada persona. Normalmente el tratamiento es manual y está basado en una fuerza rápida, precisa y específica en la vértebra que ha perdido la capacidad de movimiento, de forma que recupere la movilidad. 

Además, también se pueden usar otros procedimientos como el uso de instrumentos, siendo el más conocido el Activador, una herramienta que surgió después de muchos años de estudios científicos biomecánicos. 

¿Puede doler el ajuste quiropráctico? 

La respuesta es no. Es cierto que, en algunas ocasiones, al realizar el ajuste quiropráctico los huesos suenan como si crujieran, pero la realidad es que este sonido tan solo la liberación de los gases atrapados entre las vértebras. 

¿Qué beneficios aporta el ajuste quiropráctico? 

Los ajustes quiroprácticos se realizan con la intención de corregir una o más subluxaciones, lo cual provocará beneficios para el paciente, pudiendo ayudar a mejorar su salud y bienestar. 

El ajuste quiropráctico tiene numerosos beneficios, y puede ayudarte a: 

  • La desaparición del dolor.
  • La recuperación de la movilidad. 
  • Mejoría en la movilidad gruesa y fina.
  • Una corrección en las malas posturas.
  • Una mejora en la transmisión de información desde y hacia el sistema nervioso.
  • Regularizar el funcionamiento de órganos internos.
  • Un aumento del rendimiento deportivo.
  • Prevención de lesiones deportivas. 

Llevado a cabo a través de un profesional, la quiropráctica se puede aplicar de forma segura a personas de cualquier edad, desde niños hasta personas de la tercera edad o mujeres embarazadas. 

No dudes en contactar con nosotros para comenzar a mejorar tu calidad de vida a través de nuestros servicios quiroprácticos.